jueves, mayo 06, 2010

Agua tibia para la sed.

Días como este soy una crisálida transparente, mi alma me ve desde fuera, con los órganos al descubierto, pulsando, sangrantes.

Mis ojos son alfileres diminutos de luz negra y mis recuerdos son más grandes que la luz del futuro, atrapando mis tribulaciones en una órbita inextricable e ineludible.

Días como este no me quedan lágrimas por no haberlas encargado de antemano.

Días como este son solo otro día más.

Mi piel se eriza como si los fantasmas de mis amores muertos recorriesen los besos pasados que fueron enterrados en ella.

Y quiero sentarme, con estilo, en la calle, bajo una farola intermitente, fumando un cigarrillo si fumase, viendo pasar coches oscuros por calles oscuras y oscuros pasajeros.

Entonces noto su risa, alegre, cómplice, tétrica y lúgubre, retumbando en las habitaciones de mi psique en las que no entro por no perturbar ni el polvo. Mi alergia se dispara, se me hinchan los ojos, se me seca la boca. Quiero gritar pero no se a quién, no se por qué, no se por cuanto tiempo.

Quiero gritar, tal vez por no poder reír a coro.

El caparazón cristaliza, opaca, y muestra mi máscara. No soy crisálida, soy el terror que te roza la planta del pie en la oscuridad, el chasquido de las habitaciones vacías que quedan al fondo del pasillo oscuro al que das la espalda, el silencio abrupto sin motivo aparente cuando estás a solas, el olor a dulce revulsivo que surge de esa bolsa que llevas tanto tiempo sin abrir.

Y talladas en piedra mis facciones adquieren el rictus de una sonrisa un rango por debajo de sardónica.

Cae el rayo y en el siguiente latido, todo esto no ha pasado.

En días como este, olvidar es una cosa, que he olvidado como hacer.

2 comentarios:

LK dijo...

Soy tu prima y solo te comento para decirte la nueva dirección.

Porque si te soy sincera después de leer esto no sé que decir que no suene exageradamente estúpido.

Lo siento...

http://altiegg.blogspot.com/

Hernan Kowalsky dijo...

no te preocupes, todos tenemos días malos XD