martes, febrero 13, 2007

San valentin en la ciudad del amour

Aquí estoy en martes y trece esperando a que termine el horario laboral para echar una partida a un juego de cartas friki, de merchandising de la compañía en el torneo de la empresa (llevo tres victorias y una derrota así que voy bien).

Me comentó alguien que si no me sentía solo con casi treinta tacos y en una tierra extraña y sin pareja.

La respuesta es doble : si y no

si tuviese treinta tacos , estuviese en tierra extraña y sin pareja me sentiría solo.

No tengo esa edad porque creo que jamás pasé de los 15 y ninguna tierra es extraña o al menos no más extraña que otra, mi patria la abandone hace tiempo y no es ningún lugar físico, desde entonces mi corazón sigue allí da igual donde mi cuerpo vaya, solo no puedo estar pues soy bastante compañía para mí mismo y siempre tengo los recuerdos de mucha gente conmigo.

aún sin internet en casa ( una semana para arreglar cosas de la factura ) puedo sentarme y mirar fotos de mi disco duro, puedo vivir ciertos momentos en cualquier lugar de nuevo una y mil veces, y siempre me quedan cosas por hacer o descubrir.

Estas cosas ganarían mucho compartiéndolas en pareja, pero también ganarían mucho más contadas por un poeta magistral así que habrá que conformarse.

¿Quien puede calmar mi sed si no estoy sediento?

1 comentario:

Yo, minoría absoluta dijo...

Oh, dios mío! si Hernán sigue vivo!

Respecto a tu entrada, yo creo que sentirse solo no es cuestión de tener novia o no, de estar en un país extraño o en tu casa. Sentirse sólo es no tener a tu lado a las personas a las que añoras, a aquellos que son irreemplazables.

En cuanto a lo de quedarte en los 15 ten cuidado, tarde o temprano tendrás que hacer cara a esos otros 15 años que llevas de retraso!