martes, julio 15, 2008

Impending doom

Ignorando el hecho de que sea mi cumpleaños, creo que el día de hoy es un punto de inflexión, huelo cambios, mi sentido arácnido me dice que en varios años la economía no volverá a estar por encima del nivel que está ahora.

No soy un economista que pueda explicar porqué, no soy un político que pueda explicar porqué, solo tengo una premonición, igual que recordamos el crack del 29, recordaremos el 2008.

Antes de fin de año al menos tres bancos americanos se hundirán, uno europeo sera absorbido completamente.


Como siempre, ojalá me equivoque.

9 comentarios:

Edu dijo...

me da miedo.. porque tu sentido aracnido se ha equivocado pocas veces [que yo recuerde...cuando vivias en Dublin]

Alfonso Armenta dijo...

Poco nos puede afectar la economía a nosotros, que no tenemos ni tierras ni ahorros, ni hijos o hijas...

Alfonso Armenta dijo...

Y feliz cumpleaños, viejo :)

BinaryBea dijo...

¡Felicidades Hernán! Desde que cambié de móvil me falla el chivato y ya no soy la que era, casi llego tarde :-(

Y Alfonso, que Dios reparta suerte porque yo creo que a todos nos afectará aunque sea poco... y algunos sí que tenemos hijos o hijas :-)

Hernan Kowalsky dijo...

Gracias a todos.
toco madera ojala me equivoque

Alfonso Armenta dijo...

No me olvido de vosotros, Bea. Pero lo cierto es que dudo os afecte como para asustaros. Sí como para preocuparos, pero eso lo haréis de manera natural porque sois padres :)

La suerte no existe. Así que supongo que su administración correrá a cargo también de seres inexistentes.

Curioso que la frase original era 'Que Dios reparta suerte, porque como reparta justicia!'.

Pero si no reparte justicia quiere decir que quedan las injusticias, que es sólo buena suerte para los que las cometen o se benefician de ellas.

BinaryBea dijo...

Bueno, pues que Dios reparta lo que haya que repartir... que asustados no estamos pero sería de tontos no estar al menos un poco preocupados ;-)

Besos

isshou dijo...

Feliz cumpleaños.

Se abre una interesante etapa de oportunidades: El miedo, como caldo de cultivo, está servido. Ahora, y como cíclicamente sucede desde que el mundo es mundo, muchos venderán su dignidad y renunciarán a otra parcela de libertad, e incluso a sus principios, y todo ...... por un poquito de "seguridad".

Hernan Kowalsky dijo...

No debo tener miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase por mí y a través de mi. Y una vez que haya pasado giraré mi yo interior para afrontar su camino. Y allí donde estaba el miedo ya no quedará nada, sólo estaré yo