viernes, diciembre 14, 2007

educación y violencia

Hoy leía este artículo:
El bofetón aún tiene defensores

Leía los comentarios y me quedé perplejo, solo se condenaba dar un bofetón como si el bofetón fuese la linea divisoria entre el buen y el mal educar.

El bofetón era educar con violencia.

Violento

Cenar es el estado natural de una persona perteneciente a una familia a la hora de la cena de su familia
¿No es violencia dejar a alguien sin cenar?

Un castigo, un castigo no es un estado natural
¿no es violencia castigar de cualquier modo?
Si no dejo salir a mis hijos por castigarles ¿no es violencia?
¿no estoy ejerciendo mi poder sobre alguien que no lo tiene?
¿Como les impido salir? ¿Con miedo? Y si decís respeto, es solo un sinónimo de miedo
respeto, no creo que lo hagan por cortesía, ¿habéis hecho caso a algún castigo alguna vez por cortesía?

El problema es que abusamos del poder cuando lo tenemos, no el que le peguen un cachete un bofetón o un coscorrón a un niño.

Quien abusa del poder sobre el indefenso lo hará con o sin la necesidad de castigo físico.
La duda no es se puede educar sin violencia, sino, ¿podemos aprender sin violencia?
Intimidar a un niño con una voz, es tan violento como darle un cachete , pero no queda tan feo ¿verdad?

No no hace falta dar un bofetón, dicen los educadores, podemos conseguir la misma violencia sin llegar a tocar al niño, es el mensaje que oculta esa frase.

El ser humano aprende por miedo, miedo al hambre, miedo al vecino, miedo.
"no vistas eso o no te querrán" "ve a misa o iras al infierno" "estudia o no podrás ganar dinero" "no te saltes las señales o te pondrán una multa"

Que irónico, condenemos la violencia física pero no la educación del miedo, ¡vivamos aterrados!

Aceptemos nuestra naturaleza y encontremos un equilibrio, ni podemos dejar de aprender con cierto miedo ni podemos dejar que el miedo gobierne nuestras vidas, el miedo al castigo físico solo tiene la ventaja que es un miedo que podemos perder, crecemos, aprendemos a soportar el dolor o aprendemos como defendernos del daño físico, siempre y cuando no se traspase un umbral en el cual ese miedo físico nos incapacita, nos deje tullidos emocionalmente.

El ser humano ha de aprender que existe el miedo, ha de aprender con algo de miedo pero ha de aprender que el miedo se puede vencer que el objeto del miedo no es imbatible , de niño ha de tener miedo a cosas que más tarde pueda enfrentar y derrotar, pero no hay que dejar que llegue a pánico.

Hoy no tengo miedo al castigo físico mientras este no sea extremo, no podrían enseñarme a bofetadas, pero de niño no tenía miedo al ostracismo social y no podrían haberme educado con dichas amenazas, hoy si podrían.

Es muy noble pensar que se puede enseñar solo aplicando la lógica, la bondad, la solidaridad, pero todas estás palabras son invenciones del mundo adulto, son cosas que en el mundo del niño no existen.

No podemos aplicar una regla universal por mucho que Kant diga, puesto que para crear una regla universal habría que conocer todo el universo cosa que hoy por hoy es imposible. ¿que digo todo el universo? ¿acaso conocemos una sola verdad?

Solo se que no se nada... entonces sabes algo y lo que sabes está equivocado, de modo que la frase anterior nunca puede ser verdad. Descartes al garete también.



Dejamos que los políticos legislen universalmente sobre temas que no comprenden, (ah pero tendrán asesores, diréis, ah pero no tienen porque hacerles caso, ¿y quien eligió el asesor en último término? o alguien voto al ministro de educación directamente por la calidad de los asesores)

"I'm not even angry, I'm being so sincere right now..."

Tenemos el mundo que nos merecemos, por que no nos merecemos nada mejor.

4 comentarios:

Gi dijo...

Educar con cachetes es educar a través del miedo a los padres, miedo al cachete, no a la consecuencias del acto. Un niño de dos años al que le dan un cachete por hacer un berrinche lo volverá a hacer al otro día, y al otro y así, no dejará de hacerlo, porque mientras los padres piensan que lo educan, que le ponen límites, el niño de deja llevar por su propia naturaleza y exterioriza las frustraciones de manera muy emocional, típico de la edad, ya sea por alegría, tristeza o enfado.
Educar a través dle cachete es como se educa a los perros, por reflejo condicionado, le pegas en la mano hasta que no toque mas el enchufe... y no lo tocará porque le darás un cachete en la mano...
Mi hija es una niña muy inteligente, respetuosa y simpática, pero tiene 4 años y no es un adulto en miniatura, por tanto hace cosas que a mi me parecen totalmente ilógicas, y jamás le pegué ni pienso hacerlo, no porque me parezca bien o mal, sino porque de todas las cosas que le haría a mi hija, la violencia física no se me ocurriría jamás. Siempre hay alternativas, siempre.
Esta mañana leía en el 20 minutos a todos los defensores del cachete, y parecían en su mayoría adultos sin hijos que dicen no sentirse traumados por los cachetes "merecidos" de la infancia. Como la mujer golpeada "yo lo provoqué"...

Un saludo!

Hernan Kowalsky dijo...

no digo que educar con cachete sea la solución, solo digo que es irónico fijarse en eso pero no en el educar con miedo.

Ni hay dos personas iguales ni una forma de educar a una persona sirve para otra, si nuestra foirma de expresión no incluye la fuerza o la violencia mal podríamos educar con ellos, si nuestra forma de expresión no incluye la música mal podremos educar con ella, si discutir no forma parte de nuestra naturaleza no podremos educar con argumentos.

Hay muchas alternativas, siempre oigo esa frase y la doy por cierta, tal vez una lista de alternativas siempre estaría mejor que decir, hay alternativas.

Entiendeme, al fin y al cabo es educar con miedo.

Si tu hija coje un berrinche qeu haces?

saludos

Hernan Kowalsky dijo...

Ahora, y sin atacar , solo por el placer de la dialéctica:

Como le explicas a una niña de 4 años que el enchufe es malo, tengo curiosidad, es decir conozco muchos de 40 que aunque se lo expliques seguirían metiendo la mano...

Queribus dijo...

Si después de decirle a mi hijo que no se puede jugar con cerillas varias veces, lo veo jugar con ellas prefiero darle un cachete (que no es lo mismo que cruzarle la cara de un bofetón) y que le quede meridianamente claro que eso no se hace a que se queme a lo bonzo.

En la época que mi hijo comenzó con los berrinches, yo simplemente lo dejaba hacer, lo cual tampoco es políticamente correcto. Composición de lugar. Plaza mayor de un pueblo. Niño de dos años tirado en el suelo berreando como un poseso y su madre, a dos pasos de él, mirando el paisaje. Durante casi 40 minutos. Los comentarios fueron de todo tipo. Incluso hubo quien llamó a la policía nacional que, amablemente, me dieron conversación durante un rato tras comprobar que era un "clasicus berrinchus" y que no estaba golpeando al niño.